.

.
BALTASAR: ¡Dios vos salve, señor!; ¿sodes vos estrellero? Decidme la verdad, de vos saberlo quiero. GASPAR: ¿Vedes tal maravilla? Nacida es una estrella. MELCHOR: Nacido es el Criador, que de las gentes es señor. Auto de los Reyes Magos

martes, 3 de enero de 2017

Dios salve a la Reina: 2017, año clave para la casa Windsor





Rumores de abdicación de la reina Elizabeth II del Reino Unido.
Un resfriado que padece su Graciosa Majestad ha hecho que un montón de lenguas anabolenas aseguren que esté en realidad más enferma de lo que pensamos, así como la importancia que se le está dando al papel institucional de su nieto William, como si le estuvieran preparando el camino a seguir cual sucesor. Les recordamos que antes que William va su padre Charles, que según su carta astral, sí que va a ser rey, un rey tardío, pero reinará.
¿Una mujer que se ha dedicado a ser más reina que mujer está preparando su abdicación? La astrología de la reina de Inglaterra nos indica que ella, con un sentido del deber extraordinario, morirá con las botas, mejor, con la corona puesta.

Elizabeth nació con el Sol en el grado crítico 0º de Tauro, un 21 de abril de 1926, antes de que se pudiera conseguir su hora exacta de nacimiento gracias a los registros reales, se la consideró durante mucho tiempo como una Aries; casaría bien, pues Aries es el signo de Inglaterra como país (pero no del Reino Unido).
En la casa real Windsor han abundado los Cáncer, Tauro, Escorpio y Capricornio.
El príncipe William es Sol y Luna en Cáncer, su consorte tiene la Luna en el mismo signo; Diana Spencer era Cáncer con ascendente en Sagitario teniendo madre e hijo dos cartas natales casi idénticas y de ahí se explicaría la unión espiritual entre ambos. Harry por su parte es un Virgo con ascendente en Capricornio que tiene más madera de rey que su hermano, y se parece más a la abuela Lilibeth de lo que pensamos.
William fue a nacer en un eclipse de Sol en Cáncer que se consideró en su día una Luna Roja, en pleno solsticio de verano del año 1982. Su tío abuelo David/Edward, duque de Windsor, nació con la misma Luna Roja, y años más tarde abdicaría (provocando una escandalera tremenda) presuntamente "por amor" a la divorciada americana Wallis Simpson. Lo que no aclararon es que le invitaron a abdicar cuando se supo la cercanía de los duques de Windsor a Adolph Hitler.

La astrología nos hace pensar que de reinar William, tendría un reinado muy corto.

¿Qué está pasando en Buckingham? ¿Ocultan algo con la reina?

En la carta de la reina se ve ese AC en Capricornio regido por Saturno en Escorpio que ya nos habla de una persona que aunque no estaba destinada a reinar, nacería con una obligación familiar karmática. Igual tenían planeado para ella el ser princesa de York, pero los astros le otorgaron una herencia que se remonta a generaciones familiares anteriores. Y no lo ha hecho nada mal.

Saturno en Escorpio es una obligación que lleva una lección de vida, normalmente las personas que nacen con esta configuración arrastran un karma familiar que deben resolver o con el que deben lidiar en su vida, y les llega de golpe cuando se acerca la edad de los 29 años, o el llamado primer retorno de Saturno, cuando la sombra de una muerte física o no asoma en su entorno más cercano.
 A la reina le tocó con diez años asumir que un día llevaría el control de su vasta nación con colonias de ultramar, y cuando cumplió los 25 años se enfrentó a la muerte de su padre que conllevó la herencia de una pesada carga: la corona del Reino Unido.
Las personas con Saturno en Escorpio suelen tener que debatirse entre la obligación y la familia o el placer, y ahí está la famosa frase de la reina sobre su matrimonio: "yo no pido que el duque me sea fiel, sino leal", refiriéndose a lo que ella esperaba del guapo marido, el entonces príncipe griego (de raza germánica) Phillip, que ha cumplido con escrupulosa lealtad su papel de consorte de la reina.
Para un hombre y más un hombre de aquella época, no ha tenido que ser nada nada fácil el ser la sombra de su esposa, una mujer realmente poderosa. Por ahí andan las biografías que hablan de las numerosas infidelidades del duque de Edimburgo a su real esposa que a ella, por mucho que le hayan dolido, la han tenido que hacer mirar para otro lado y seguir al frente de su potencia.
Se destaca en la carta de la reina Leo en su casa VII de las relaciones advirtiendo que se casaría con alguien de status (un príncipe descendiente del Zar de Rusia) y ese Neptuno en Leo que denota que ella ha tenido que sufrir infidelidades pero...que probablamente también las haya cometido. (Miren por la red info al respecto de Lord Porcherster, Porchie para los amigos).





Han habido datos destacables entre la carta de la reina con la carta del año nuevo británico.
En la carta /arriba) de la reina podemos ver a Libra ocupando gran parte de la casa VIII, cuyo regene Venus se encuentra en la casa I, lo que augura una muerte tranquila, plácida y quizás rodeada de líquido (Piscis) y a su vez muerte dulce y dentro de su propia casa, pues el final de finales está en la casa IV donde anda el Sol de la monarca. Tanto el regente de la VIII como de la IC es el mismo: Venus, exaltado en la carta y en la gran casa I. Ese Sol es el símbolo de lo que esta mujer significa para su país, ella es Inglaterra, y el día que falte probablemente desaparezca la monarquía tal y como la conocemos hoy. También habla de su status de matriarca a la que ni tosen y todos respetan dentro de su propia familia; las reinas no son madres dedicadas, ellas tienen otro papel, pero como líder del clan, ella unifica a su familia (regente de exaltado) y también dejando que su prole viva una vida independiente pero sin faltar al deber real.
Esa conjunción Marte-Júpiter de la casa I en Acuario siendo los planetas regentes de la III y X respectivamente nos habla de los escándalos que han dado sus familiares, desde su difunta hermana Margaret Rose (casa III) pasando por sus hijos. Los escándalos los dan otros, su familia, no ella.
La conjunción nos indica que ya pueden cometer muchos deslices que parecieran estar perdonados tanto por la madre como por el pueblo, el único deber impuesto por la reina es el respecto y lealtad para con ella y por lo tanto, para la corona, o como ellos llaman a la empresa familiar, The Firm, como si de una empresa (que lo es) se tratase.

Los tránsitos para la reina en este 2017 son duros. Plutón transita sobre su AC ahora mismo así como Mercurio retrógrado, opuestos a la casa DC y VII de las relaciones donde está el Plutón natal de la soberana así como el Nodo Norte. Mal asunto cuando los Plutones en tránsito y natal coinciden en oposición en los ejes importantes. Plutón, recordemos, es entre otras muchas cosas, la muerte misma.
La Luna, regente de ese DC cancriano, se encuentra en Leo en VII, indicando aquí una reina vocacional, que aunque no se imaginaba que acabaría sentada en el trono, estaba llamada para esa tarea nada fácil. Es una reina de las que nacen y no se hacen, y de las que ya no quedan.

La casa VIII de la reina recae entre los signos de Virgo y Libra. Aquí reside ese punto que alarma bastante, pues coincide bastante con la carta del Año Nuevo británico 2017:



Las Islas Británicas dieron la bienvenida al 2017 el pasado día 1 de enero a las 00:00 horas, como todo el planeta (cada país a su tiempo, claro).
Observen dónde se sitúa el AC de la carta del evento del cambio de año: en Libra, que es la casa VIII de la reina. Júpiter se sitúa en el AC y este planeta es el rey, de los dioses. Hace Júpiter en Libra trino al Júpiter natal de la soberana, y el regente de ese AC es Venus en Piscis, exaltado en Piscis, así como lo está en la carta de su Graciosa Majestad. Piscis se sitúa entre las casas V y VI del evento, y la casa VI es la casa de la enfermedad, donde transita ahora mismo Quirón, la herida. Piscis se sitúa en la casa II de la reina, que es la casa opuesta a la VIII, la muerte. Un cambio muy brusco para ella en este año 2017. La Luna del evento recayó en Acuario (el país estrena independencia de la UE) y esa Luna en tránsito cayó sobre la casa I de la reina: el foco de atención en cuanto empieza el año es ella misma.
Urano, regente de esa importante Luna, cae en Aries en la casa VII del evento, y ese punto del grado 21º de Aries está en la casa II de la monarca opuesto a la casa VIII, otra vez más la transformación de la muerte aparece por aquí.
Júpiter transita en estos momentos por la casa VIII en Libra de la reina, siendo Júpiter un importante planeta a la hora de hablar de cambios de plano, como cuando los humanos dejamos de existir en la Tierra para un vez muerta la carne, el alma alcance otros niveles.

¿Qué le está pasando a la reina Elizabeth? Es este un año en el que se produce la muerte física o metafórica de esta mujer en la que un "cambio de mundo o plano" se puede hacer real?.




El signo de Cáncer situado en el MC de la carta del año nuevo tiene como regente esa Luna en Acuario de las casa V y VI anunciando un evento de magnitud pública en la ciudad de Londres (del signo Cáncer) que sucede de repente: Luna en Acuario en la casa del fin de finales.
Simbólicamente, la reina es la "madre" de la nación, la madre es la Luna y el signo de Cáncer, signo que tienen el príncipe William y su hijo George en el Sol de sus cartas natales.

Leo, signo de la monarquía, se lleva fatal con Acuario como opuestos que son. El Sol del evento que rige esa parte de la X (lo público, la realeza) cae en la casa IV del evento de año nuevo conjunto a Plutón...en la casa del final de finales, una vez más.

Algo se termina en Gran Bretaña en este 2017.

¿Qué hay del eterno heredero el príncipe Charles de Gales?
Observar su carta es mirar la carta de alguien que nace con el signo de la monarquía muy remarcado, nada menos que Leo en el AC con Plutón, una posición super poderosa. Toda la vida hablando de que este hombre no reinará y lo hará. Igual antes de lo que se piensa. Plutón en el AC es la transformación que sufrirá este hombre cuando le toque pillar trono; ese signo de Leo que en el evento del año nuevo cae en la X de lo público y de los ascensos es el AC de Charles, así como la Luna en Acuario se sitúa en la casa VII de la relaciones (la princesa Diana tenía la Luna en ese signo), opuesta al AC y al Plutón del príncipe. La Luna del evento se opone al Plutón del heredero: el poder de la madre, se recibe poder via la madre y la casa VIII de Charles tiene en parte a ese Acuario: la herencia que le ha tocado en vida. Herencia repentina y sin avisar, tocada por la Luna del día 1 de enero de 2017 que se opone al Plutón de nacimiento.



Charles nace con la Luna en Aries en el punto exacto en el que su madre tiene el Sol, por lo que ambos están destinados, son madre e hijo karmáticos unidos de nuevo por esa tradición familiar de la monarquía. Aries y Tauro con la Luna y el Nodo Norte del príncipe en la casa pública y de la profesión del de Gales se sitúan en la casa III de la madre, quizás a la reina le haya invadido la idea de la abdicación sobre su hijo pero está llamada por el deber, si por ella fuera, ya hubiese dejado la corona en manos de Charles, pero se debe a lo que se espera de ella.
La casa VI de Charles tiene a Capricornio cuyo regente Saturno se sitúa en la I en Virgo, indicaría una resistencia muy fuerte a la enfermedad, pero esa casa VI es la casa I de la madre y por lo tanto, la casa VIII derivada, otra vez la muerte se remarca aquí. Capricornio en la VI del príncipe es la IC del final de finales del evento de año nuevo que tiene como se ha dicho, a Plutón y Mercurio retrógrado transitando en esos puntos.
El AC de la reina (la persona) y la casa VI del príncipe (la obligación), tocados por Plutón conjunto a Mercurio retrógrado siendo ésta la casa IC ó IV: el pueblo, el origen, la familia y el final, representados en la carta del evento.
Leo en el AC y ese Nodo Norte en la casa X pública de la profesión, nos indican que aquí estamos ante la carta de un rey, y que será un rey por  karma, pues Cáncer (la madre, Londres, signo familiar) está en la casa XII del heredero.

Repasemos la carta del príncipe William.

A los monarcas y futuros reyes se les suele mirar la casa XII y la casa VIII, pues habla de la vida pasada, del karma, de las tareas que les toca por haber nacido donde les ha tocado nacer y sobre todo la herencia, teniendo en cuenta que el cargo se lo ganan por tener, la mayoría de ellos, el honor de haber sido los primogénitos de la familia.
Leo se sitúa en la casa VIII del hijo de Lady Di, a Wills le tocó desde que nació heredar un reino. El Sol se sitúa en el signo de Cáncer en la casa VII conjunto a la Luna, una Luna Nueva con eclipse solar que se dio el día que nació William de Gales. El Nodo Norte acompaña este combo, por lo que aquí se remarca ese matrimonio con una Luna en Cáncer como lo es Kate Middleton, y el matrimonio simbólico con su patria. Muy a su pesar, pues parece que a William no le hace ni pizca de gracia cargar con todo el peso de la corona.
El AC en el grado 27º de Sagitario, tiene toda la culpa, y encima anda Neptuno conjunto al punto más importante de la carta; el primogénito de Charles, se horroriza ante el compromiso que le ha tocado en vida. Comparte con la difunta Diana el mismo AC y el mismo signo solar, siendo ambos tremendamente parecidos astrológicamente: taciturnos, melancólicos, muy infantiles y pueriles y con desbarajustes emocionales. William es como un niño grande con un tremendo complejo de Edipo poco preparado para el brutal destino que le espera, por muy popular que sea, no tiene madera de rey, pues el regente de su herencia está conjunto a una Luna que habla de un niño que no terminó de desarrollarse bien, un niño grande con un problemón emocional severo. El príncipe tuvo que ver cómo sus padres se divorciaban en medio de un escándalo mundial y años más tarde ver como la madre fallece trágicamente y el padre se casa con la amante que tuvo toda la vida.
Nada fácil de digerir. Por cierto, Camilla es Cáncer también.



El MC del príncipe está situado en Escorpio en el signo de su padre, estando Marte y Plutón, regentes de ese MC en Libra; Marte aquí no gusta nada de luchar sino de evadirse. Ese MC está recibiendo ahora mismo el paso de Júpiter en tránsito que en una persona normal sería el ascenso laboral, en un príncipe, la subida del cargo. Él siendo heredero del heredero pasaría a una promoción: heredero.
Como nacido en el año 1982 recibirá el paso de Júpiter en su Plutón natal más la oposición del rey de dioses al anárquico Urano: le viene el cargo por sorpresa, por la tragedia y por un revés del destino.
Saturno exaltado en Libra en la casa IX habla de la responsabilidad para con su status y le recuerda la escrupulosa imagen que tiene que dar ante el pueblo, intentando evitar no parecerse a lo que hicieron sus padres antaño con los escándalos públicos.
Libra y Escorpio en los puntos más altos de la carta de William coincide con ese Libra en el AC de la carta del Año Nuevo más con el Libra de la casa IC de Charles o final de finales junto con el Libra de la casa VIII de su abuela, la reina Elizabeth.

No hay fuentes fiables sobre la hora de nacimiento de la Capricornio Kate Middleton, por lo que su carta no es fiable. Algunos dan AC en Tauro, me inclino por un AC en Libra, que si fuese cierto coincidiría con el AC de la carta del evento de Año Nuevo.
La antaño plebeya recibe como su marido, el paso de Júpiter sobre su Plutón natal y la misma oposición de Urano. Es generacional y de vital importancia para los nacidos en el año 82.
Una completa misión de vida, como si estuviera este matrimonio llamado a subir el cargo, pero con el obstáculo que tienen ellos mismos: no están preparados para soportar la presión.
La Luna en la que nació William nos habla de una interrupción del reinado, algo que acaba de golpe, como le pasó al duque de Windsor.

No se puede terminar sin mentar a Regulus, la estrella de los mandatarios, caídas o encumbramientos. La reina la tiene en la casa VII de las relaciones enfatizada con la Luna natal; Charles en el AC, por lo que será rey (y un rey algo tremendo por cierto), y el príncipe William  en la casa VIII de la muerte. ¿Rey muerto? ¿Depuesto? ¿Abdicación?


Algo está pasando en el Reino Unido, algo pasa con la reina, algo se termina y algo comienza de nuevo.

Ya sería casualidad que se diera un final en el mismo año en el que se celebra el 20 aniversario de la muerte de Diana de Gales. 2017 será el año incómodo para la casa real Windsor.


Nos vemos en las estrellas.


Lectio Stellae





2 comentarios :

  1. Recordemos que este 2017 se dará la saga de eclipses Saros en el eje Leo-Acuario, la monarquía y la anarquía.
    Corresponden al eje de la reina de las casas I-VII; al eje idéntico de Charles y al eje II-VIII (herencia de los otros y lo que se obtiene de la misma) del príncipe William.

    ResponderEliminar
  2. Buenas! Muy interesante el artículo!! Quería saber una cosa: dices que puede ser que la reina haya sido infiel ¿esto puede deberse a la presencia de lilith en casa 7? Porque en las cartas que se ve de la reina en internet se ve a lilith conjunción neptuno. Desde ya muchas gracias por leer mi pregunta! Julieta, desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar